laestacionyoga
top of page

El yoga te cambia la vida, eso lo hemos escuchado muchas veces y desde lo fisico a lo espiritual podria enumerar montones de beneficios, que seguramente ya habras oido o leido.

Los seres humanos cambiamos porque plantamos una intención. Nos proponemos un camino que nos dirige a esa meta que anhelamos. Ya que la vida se trata de eso, de tener porque vivir. 


Pero a veces nos quedamos a la mitad y abandonamos por falta de fe en nosotros mismos, otras veces perdemos la motivación o la voluntad y finalmente hay ocaciones donde antes de llegar a la meta nos damos cuenta que no era realmente lo que deseabamos.


Porque el yoga te ayuda a cumplir tus metas:


1) Te ayuda a identificar quien sos: Cada día que pisas el mat dejas de correr, y podés mirar dentro de tuyo, sentir y enfrentarte a lo que de otra manera no querrías ver: el dolor, la tristeza, o la ira. Te haces muy consciente de lo que estás sintiendo gracias a la respiración. Es como mirarte a través de una lupa. Te da claridad y te conecta con tu esencia.


2) Te ayuda a discplinarte y le da estructura a tu dia a dia: Luego de la clase, vas a comer algo y tomas mejores decisiones a la hora de elegir lo que metés en tu cuerpo y no es una obligación, ni una doctrina,  es tu cuerpo que te lo pide. Los cambios se producen de forma natural.  Tenés más ganas de salir a la naturaleza, de moverte, de conectarte con lo tangible, lo cual te aleja de las pantallas. Y claro, este estilo de vida te ayuda a descansar mejor, dormir mejor, y despertarte con mas vitalidad.


3) Te ayuda a elegir: dicen que somos el promedio de las 5 personas con las que más tiempo pasamos. Nuestros vinculos pueden sumar o restar a la hora de cumplir metas. Lo mismo que sucede con las elecciones en tus habitos, sucede al bajarte del mat en tus relaciones. Empezás a elegir mejor a quienes querés a tu alrededor, quienes creen en vos, quienes te apoyan, con quiénes reís, con quien sos capaz de compartir exitos o fracasos, con quienes la vida se vuelve mejor.


El yoga es un motor, una luz que se enciende dentro de tuyo. Si decides subirte a su tren no sabes hasta donde te puede llevar, y eso es maravilloso.

3 visualizaciones0 comentarios

Un buen profesor sabe adaptar el Yoga a la gente, y no intenta adaptar la gente al Yoga. #Krishnamacharya


En el marco del yoga, el trabajo postural es una de las herramientas básicas de relación con nuestra envoltura física. A la hora de introducirnos en la disciplina es conveniente hacer de las asanas un vehículo saludable que nos permita una optimización de nuestra dimensión física entre otras variables. Sin perder una perspectiva global de lo que implica el yoga y su carácter científico y multidisciplinar, el propósito del Instructor es adentrarnos de una forma segura en la comprensión del asana y en su profundización a través del ajuste anatómico.

¿Por qué y para qué ajustar?

  • Para alcanzar un lugar que solo no podrías.

  • Para acompañar y dar confianza.

  • Para frenar la impulsividad del estudiante.

  • Para que puedas comprender una asana.

  • Para integrar partes del cuerpo.

  • Para poder ver lo que no se ve.

  • Para estimular órganos y partes del cuerpo.

  • Para ayudarte a reconocer limitaciones.

  • Para transmitir seguridad entre otras razones.

Ajustar a un estudiante es una enorme responsabilidad que exige una ética profesional pura, una formación anatómica continua, un respeto al ser, mucho conocimiento, habilidades sociales y psicológicas. Recuerda que te adentras en los dominios particulares de otro ser humano.


Si eres alumnx en nuestras clases encontraras ajustes sutiles brindados con empatia y respeto. Si tomas nuestras formaciones, aprenderás a Ajustar con seguridad, conocimiento, pureza y humildad.



42 visualizaciones0 comentarios

Según los budistas, para acabar con el sufrimiento lo primero que se debe hacer es aceptar que existe. Nuestta vida, tarde o más temprano es tocada por el dolor.

Resistirse a él solo lo incrementa.

Aceptar el dolor no significa resignarse a sentirlo.

El budismo plantea que el dolor nace del deseo y que aprender a renunciar al deseo es la vía para acabar con el sufrimiento. Por eso esta filosofía plantea ocho caminos que deben ser recorridos a tu paso y libremente con el fin de conseguirlo.

.

1. Discernimiento justo: La mejor manera de ser justxs es, precisamente, no juzgando. Antes que decidir si algo o alguien es buenx o malx, más bien deberíamos tratar de entender su naturaleza. Para acabar con el sufrimiento es necesario cultivar una actitud comprensiva. No nos corresponde valorar, aprobar o condenar. Y tampoco los demás deben hacerlo con nosotrxs.

.

2. Forjarse propósitos nobles: Hay una gran diferencia entre fijarse metas de éxito y proponerse objetivos nobles. Las primeras se inspiran en un deseo de exaltación individual.

El triunfo propio nos permite aplaudirnos, pero ¿tiene alguna trascendencia para el universo?

El budismo invita, en cambio, a forjar propósitos nobles. Es un camino para acabar con el sufrimiento porque siempre conduce a profundas satisfacciones que son compartidas por otrxs. Sentirnos útiles y trascendentes le da más sentido a nuestros esfuerzos.

.

3. Honestidad con la palabra: La palabra da vida y también la quita. Construye y destruye. Cuando la palabra nace de un alma limpia, suele ser un bálsamo para el mundo. Transmite comprensión, afecto y fraternidad. Consuela y motiva.

Sin embargo, la palabra, también se emplea para mentir, para herir y denigrar. Nadie puede ser feliz si hace daño aún a travésde la palabra.

.

4. No hacer daño, ni herir: Existe un principio que está presente en prácticamente todos los códigos éticos de las diferentes culturas. No matar o atentar contra la vida.

Para acabar con el sufrimiento es importante no causárselo a otrxs, y así mismo, no atentar contra nuestro propio bienestar físico y mental. Que cada principio sea aplicado primero en mí debe ser el primer paso.

.

5. Ganarse la vida gracias al esfuerzo: No es adecuado tratar de construir formas de vida en las que el sustento se derive de algo diferente a nuestro propio trabajo. Cuando esto sucede, el sentimiento de orgullo personal se ve disminuido y alterado.

El trabajo transforma al ser y lo hace mejor. Es una manera de cimentar la dignidad y de crecer. La ociosidad, conduce a la insatisfacción y a la angustia. Estanca y nos lleva a desperdiciar nuestras mejores virtudes y habilidades.

.

6. Cultivar la virtud: No es posible acabar con el sufrimiento si no emprendemos un camino de evolución constante. La virtud, es el fruto de un paciente cultivo. Cultivar la virtud nos otorga también un sentimiento de mayor amor propio. Nos lleva a vernos como personas en proceso de aprendizaje y de crecimiento. Estudiar, meditar, observar y aprender de la naturaleza cultiva la virtud.

.

7. La observación abierta: Si queremos acabar con el sufrimiento es necesario que estemos atentxs a los mensajes que envía nuestro cuerpo. Este nos advierte sobre los desequilibrios que puede haber en nuestra día a día. Debemos convertinos en observadores atentxs. No debemos mirarnos para juzgarnos, ni tampoco para aprobarnos o sancionarnos sino más bien, con los ojos inocentes de quien desea descubrir y descubrirse cada vez más.

.

8. Aprender a serenar la mente: Cuando la mente se deja llevar por las emociones, pierde su poder. Y si todo queda en manos de sentimientos o pasiones descontroladas, fácilmente terminamos hundiéndonos en situaciones que nos causarán sufrimiento.

Cada persona debe encontrar los mecanismos o las estrategias que le ayuden a serenar la mente en momentos de ofuscación, miedo o angustia. Cuando se actúa bajo esas influencias es cuando más se cometen errores. Por eso es importante aprender a contenerlas.

.


48 visualizaciones0 comentarios
1
2
bottom of page